Boda boho-chic totalmente americana

en un marco montañés.

Hace tiempo se puso en contacto desde EEUU una pareja para realizar su reportaje de boda. Yo supuse que todo iba a ser más o menos como suele ocurrir, que uno de ellos o ambos eran cántabros y que por casualidades de la vida habían llegado a estar juntos o conocerse en un país extranjero. Pero la sorpresa fue cuando me comentó Arturo que ni él ni Therasa eran de aquí y que por circunstancias familiares de amistad, él estaba ligado a nuestra tierra y especialmente al lugar donde se casaban, así que habían decidido festejar su enlace en la Hostería de Quijas bajo un ambiente totalmente íntimo.

Una vez en España, quedamos unos días antes para que me explicaran como iba a transcurrir el día, las localizaciones, los tiempos e intercambiar ideas sobre todo aquello que pudiera ser flexible de cambio. Nos recorrimos los rincones viendo la localización del first look, las posibles ubicaciones de la ceremonia, donde realizar el momento de maquillaje y peinado, etc.

Y llegó el día y me encontré totalmente integrado en um ambiente tranquilo y sereno, sin prisas y pudiendo disfrutar del tiempo y de los momentos que se fueron sucediendo. Todo se iba preparando y adaptando sobre la marcha en un flujo de momentos totalmente distendido y alegre. Y descubrí por primera vez que se siente al poder participar y fotografiar lo que actualmente se llama una boda Boho-Chic y después de esta boda tuve unas ganas tremendas de cambiar muchas cosas como el diseño de mi blog y retocar contenidos. Esta pareja tan especial algo tiene de la culpa de los cambios que se irán sucediendo en mi blog y por lo tanto, en mi vida… Hoy toca estrenar blog y que menos que con la boda que me lanzó al cambio.

COMPARTE
COMENTARIOS