Y es aquí donde Laura y Sergio decidieron pasar un fin de semana lleno de esos reencuentros haciendo suya la casona con barbacoa de viernes noche con amigos y boda civil arropados por sus 23 plátanos perfectamente alineados. El sol aparece y todo se transforma y sucede como estaba planeado. El día transcurre tranquilo, Sergio se encarga de los últimos preparativos de regalos y jardín mientras que Laura tiene su relajada sesión de peinado y maquillaje en uno de los muchos rincones de la casa. Cande, siempre con su Nikon, nos demuestra como se debe de disfrutar ese día llena de divertidas ocurrencias y ayudas. Una ceremonia Civil con mucho encanto, una pequeña sesión de fotos, maravillosa cena aportada por  QUALITY restauración y la fiesta. ¿Qué más se puede pedir?

En el año 2006 con el nombre de «El Rincón de Hazas», se inició la empresa al abrir la casa al público y compartirla todos aquellos que quisieran disfrutar de este maravillos lugar y actualmente ese mismo paraje es renombrado como Villa Abarca

COMPARTE
COMENTARIOS