La Casona de las Fraguas

Una de las cosas que he comprobado a lo largo de estos años es la necesidad de aportar o dar más de mí a las parejas, esto quiere decir que necesitas dedicar más tiempo para tratar con mimo y cariño los trabajos que realizas y entregas. Todo esto conlleva la decisión de realizar pocas bodas al año no superando las 20 ó 25 bodas anuales e intentar en lo que se pueda, no hacer más de 4 bodas al mes y muy muy raras veces dos en un mismo fin de semana. Y evidentemente nunca en el mismo día, pues ese día es vuestro día y me gusta dedicarlo por entero a vosotros.

El Faro de Santander

Otra de las cosas que he observado es que es muy importante encontrar la complicidad entre el fotógrafo y la pareja y es por ello que el contacto de preboda (engagement) sea algunas veces una ayuda para aquellas parejas que no están acostumbrados a que les hagan fotos. Es el momento que nos permite conocernos más y añadir complicidad, que consigue relajarnos al ver una cámara y sentir sus clics. Es la sesión en la que se pierden miedos y se ve que todo es más fácil y que lo sencillo es mil veces más efectivo que la pose forzada. Recordad que el fotógrafo se nutre de sensaciones, no somos máquinas y al conocernos un poco más, te sientes más cómodo al no ser ya un extraño de un día sino un compañero más que disfruta sacando fotos viendo como os lo pasáis en ese día tan especial.

Muchas parejas ven en ese día la foto que acompañará su salón, el póster de la habitación y por supuesto… ese recuerdo eterno de los comentarios de nuestros amigos en el libro de firmas.


El día de la boda empieza desde que os levantáis y es por ello que me guste estar lo más pronto posible, quiero poder captar los detalles que tanto tiempo os han llevado preparar. Para mi el día de tu boda comienza cuando estáis con los últimos preparativos, cuando os peinan o maquillan, cuando recibís a los familiares y amigos en casa, cuando ocurran aquellas cosas que terminan siendo irrepetibles y que os hubiera gustado recordar.

La Casona de Suesa

Mi recomendación es que lo planifiquéis para que todo sea lo más relajado posible y para ello, tener la opción de realizar el maquillaje en casa garantiza la organización necesaria de reservar ese tiempo para casa, de preparar la ida a la peluquería en el caso de que queráis hacerla en un establecimiento y de inventaros cosas que pudieran ocurrir en casa como que familia o amigas estén contigo preparándose también, realizar una mini sesión improvisada en casa si tenemos tiempo, descorchar una botella de champagne o cualquier cosa que nos haga sentirnos de fiesta ya desde el primer momento.

Finca de San Juan – Hostería y Catering

Otra cosa importante es el tipo de estancias donde debierais de prepararos tanto en el momento del maquillaje como en el que os vestís. Creo que la mayoría de los maquilladores prefieren lugares amplios con luz natural y es evidente que al fotógrafo eso le encanta y lo mismo pasa cuando os vayáis a vestir, un lugar amplio con mucha luz natural es o suele ser lo ideal.

También me preocupo de poder captar los momentos correspondientes al novio aunque en este caso las cosas suelen ser más flexibles pudiendo incluso realizar las fotos hasta el día antes, ya que para los hombres lo de ponerse y quitarse el traje no suele ser un inconveniente. Eso sí, siempre que se pueda iré yo y cuando por tiempos estemos ajustados, se puede recurrir a la opción de un segundo fotógrafo.

La Casona de Soto Iruz

Y llega el momento más importante del día puesto que sin él no habría boda. Es el momento de la ceremonia en el que nos podemos decantar por una ceremonia religiosa o una civíl y en cualquiera de ellas yo me encuentro francamente cómodo y donde me encanta hacer una gran cantidad de fotos que intenten capturar cualquier cosa que pase. Es otro de los momentos donde el fotógrafo tiene solo una oportunidad de hacer las cosas y donde no vale repetir, donde verdaderamente se aprecia la pericia y experiencia, y donde el estilo “fotoperiodístico” es el más apropiado.

Iglesia de Santa Lucía – Santander

Me gusta llagar entre 15′ y 30′ antes pues es lo ideal porque me gusta hablar con aquellos que ofician las ceremonias por si hubiera algún tema que tratar y evidentemente, captar al novio mientras espera y saluda a vuestros invitados es importante.

Durante toda la ceremonia me estoy moviendo intentando pasar totalmente desapercibido para así poder captar las fotos más naturales. En la iglesia no uso flashes para no llamar la atención y así poder también captar el ambiente de forma natural.

Real Golf de Pedreña

Es el momento del paseo o la sesión de pareja,el momento más esperado para alguna novia y el más temido por algún que otro novio. Y es el momento de relajarse y disfrutar un rato de las bromas y situaciones que podemos crear. Hay parejas que te dan 20′ y otras que lo planifican con más tiempo.

Si la boda es de mañana podemos trasladar la sesión si queréis a por la tarde y así no perderos el coctel con los amigos o no realizarla ya que no todas las parejas de novios la quieren. Al estar basado mi reportaje de boda en obtener una gran cantidad de fotografías de forma espontánea, la verdad es que yo no me siento incómodo si no la realizáis pues tendré mas que suficientes fotos para disfrutar, pero sinceramente… os la recomiendo pues nunca sabes si al paso de los años igual la echáis en falta.

Deluz Restauranate – Sardinero

La sesión de pareja realmente se puede hacer en cualquier sitio ya que jugando con la luz se pueden sacar marcos y sensaciones diferentes. Dentro de una casa, jardines, bosques, playas, elementos urbanos, etc. Cualquier cosa es aprovechable y nos puede dar un gran juego, tan solo es mirar, pensar y disfrutar de la fotografía.

Los Guardeses Hotel – Solares

Y ya sólo queda disfrutar y divertirse. Estar con los que más quieres y porqué no, hacerte fotos con ellos. Yo siempre os digo que preparéis una lista de las posibles fotos de grupos, tal y como hacéis con las mesas del banquete. Eso os dará la oportunidad de pensar y conseguir que ningún invitado se escape de ser inmortalizado ese día. Tened en cuenta que al buscar la foto espontánea yo me fijo en situaciones que me llamen la atención por el momento o la composición y no se puede garantizar que todo el mundo salga en el reportaje final. Además de eso, la selección que yo hago en casa se basa en que todos los que se encuentren en la toma estén con expresiones agradables y eso puede que provoque la eliminación de fotos de personas que prácticamente no han salido en las fotos.

Gran Casino del Sardinero

Ese día no tiene un fin predeterminado pues me gusta estar muchas veces hasta el final para así poder tomar momentos llenos de espontaneidad y diversión, sois vosotros los que marcáis los pasos pues a veces os gusta regalar divertidos gorros a mitad de baile, incorporar una actuación o preparar una recena informal.

Después llega la hora de guardar todas esas imágenes, la hora de seleccionar aquellas en las que salís verdaderamente vosotros mismos, en las que expresáis las emociones más bellas y tiernas, las divertidas y emotivas, las documentales de familia y amigos, las de detalles, es decir… montar la historia de vuestro día con las mejores imágenes.

La intención es que tengáis todas vuestras fotos con un compromiso de entrega de menos de 6 semanas y junto con ellas también veréis como yo os presento todo lo que pasó en vuestra boda con una selección de unas 120 fotos en un slideshow (presentación con música).

Libros con personalidad en el papel – FINE ART

Es el momento de la entrega de vuestras fotos y de que os pongáis a elegir aquellas que más os gusten para vuestro álbum de bodas, es por ello que yo no hago “libros de autor” sino que sois vosotros los que elegís la historia que queréis plasmar en vuestro libro de bodas.